OPINIÓN|No hay que criticarlo, solo disfrutarlo

Pero qué calidad de juego la que demostraron unos pocos en el estadio Mineirao, esta noche en el clásico de las Américas, un Brasil vs Argentina llamativo y vistoso.

IMG_3492
Foto: Balón Central/ Fabian Osorio

Dani Alves y Coutinho para Brasil dieron un ritual de fútbol y se olvidaron de tanta táctica que tiene jodido a este fútbol sudamericano, tuvieron destellos que hicieron recordar aquel «Jogo Bonito» que ha caracterizado la «verdeamarelha» a lo largo de la historia; con gambetas, enganches de fantasía y pases filtrados de antología que fulminaron a la Argentina del gran Lionel Messi y clasificaron a su final número 20 de la Copa América. 

IMG_3547.JPG
Foto: Balón Central/ Fabian Osorio

En el otro lado de la balanza todo fue un desastre, y aunque Argentina jugó quizá su mejor partido en la Copa América, desperdiciaron todas las oportunidades claras de gol que en algún tramo del partido tuvieron y los fallos defensivos les cobraron factura. Pero lo más importante de los «gauchos» y como lo he repetido en varias ocasiones es Lionel Messi, aquel que siente la camiseta, que mete garra, que baja a defender, que se para en mitad de campo a crear juego para que sus compañeros se lleven los aplausos, que define como un genio (porque sí, eso es lo que es)

El «10» de la albiceleste fue el único que creó, que impulsó y que dio las chances más claras para generar juego y creer que podían clasificar a la final por tercera vez consecutiva. Hoy Messi demostró que está a la altura de los más grandes y que no hay que reprocharle nada, que a pesar de que no gane ningún título con su selección su calidad es inigualable e incomparable. 

Y si algún argentino está leyendo esto, quiero decir que si hubo dos penales que el VAR «se hizo el loco» y omitió descaradamente. La primera contra Sergio Agüero en una jugada importante que después resultó en el contragolpe que le dió el segundo gol a Brasil y luego el codazo infame de Arthur a Nicolás Otamendi. Igualmente esos errores arbitrales no hubieran marcado la diferencia.

El equipo de Messi debe entender que él no durará toda la vida y que quizá esta era la última oportunidad para agradecerle todo lo que ha hecho por su país. Y basta ya de criticarlo, de decir que no es lo suficiente con su selección, Messi es todo lo que necesita Argentina y más de lo que merece; hay que verlo jugar y tan solo disfrutar todo lo que le resta por dar. 

IMG_3569.JPG
Foto: Balón Central/ Fabian Osorio