Las selecciones de rugby que tienen su propio ‘Haka’

Aparte de la danza de los All Blacks previo a cada partido, el ‘Sipi Tau’, ‘Siva Tau’, y ‘Cibi’ han hecho levantar al público presente en el Mundial de Rugby que se disputa en Japón.

Los All Blacks vencieron en el primer partido del Mundial a Sudáfrica 23-13. Foto: All Blacks

Las danzas tradicionales de guerra hacen parte del folclor del Campeonato Mundial de Rugby cada cuatro años. Los All Blacks, con su enérgico e intimidante ‘Haka’, que emula la cultura Maorí, ponen la piel de gallina a propios y extraños.  El equipo neozelandés no es el único seleccionado que arenga de esta manera antes de cada partido, pero, sí es necesario ir hasta las escuadras de Oceanía y la región Polinesia para encontrar rituales similares.

Repase: Mundial de Rugby, ¿quiénes son los favoritos?

‘Siva Tau’ (Samoa): este baile de los guerreros tradicionales samoanos se ha empleado por el equipo de rugby desde el Mundial de Rugby de 1991 y ha perdurado en las seis citas orbitales donde participó. Lo especial, es que este ritual hace parte de todos los deportes que se practican en Samoa.

‘Sipi Tau’ (Tonga): probablemente este país isleño sea el más débil del continente oceánico. Aun así, su baile en forma de Kailao, hace ver la disciplina de los guerreros y sus habilidades con las armas, por lo que el temor es el sentimiento que abrumará a cualquier rival.

Tonga cayó ante Inglaterra 35-3. Foto: Rugby World Cup

‘Cibi’ (Fiji): la práctica de esta danza surgió en las guerras que sostenían los fiyianos con las tribus de las islas del pacífico. Siempre, después de vencer en una batalla, los guerreros llevaban a cabo este ritual al llegar a sus pequeños poblados. Los ‘Flying Fijians’ trasladaron el protocolo para el comienzo de cada encuentro y lo hacen desde 1993.

Fiji perdió con Australia 39-21. Foto: Rugby World Cup

Pese al sesgo cultural que se mantiene presente en los países de Oceanía, Australia es de los pocos que no cuenta con un baile tradicional, y esto se debe a su cercanía y afinidad con la cultura occidental que se proyecta a través del rugby.