Los All Blacks no tuvieron compasión ante Canadá

El equipo norteamericano recibió, a manos de Nueva Zelanda, la mayor goleada del actual Campeonato Mundial de Rugby que se lleva a cabo en Japón.

Richie Mo’unga (izq) anotó 16 puntos en saque de conversión. Foto: All Blacks

Desde el comienzo del encuentro parecía pan comido para los All Blacks, que salieron a toda máquina para no tener problemas con Canadá, uno de los equipos más débiles del Mundial. Pese a que la primera etapa dejó un equipo negro con imprecisiones, la parte complementaria decretó una paliza 63-0, convirtiendo este resultado en el más abultado de lo que va en la competición orbital.

Canadá propuso una defensa firme e impenetrable en los primeros minutos, al punto de aguantar el 0-0 hasta el minuto 10’. Aun así, la fuerza oceánica forzó hasta la línea de try, y Richie Mo’unga no desentonó para hacerse el referente en la conversión.

Repase: ¿Hace cuánto no pierden los All Blacks?

La pelota parecía complicada por la humedad, y Nueva Zelanda perdió jugadas que podían aumentar el marcador, ya en zona de riesgo. Pero con todo y errores, la primera parte concluyó 35-0.

Los bicampeones del mundo salieron a jugar el segundo tiempo como si el resultado fuera en contra. En apenas seis minutos, el resultado pasó de 35 a 56 sobre una selección de Canadá que resistía con todas sus fuerzas la demoledora neozelandesa.

Para el minuto 60’, el DT Steve Hansen reguló sus guerreros, que enfrentarán a Namibia en la tercera fecha, este sábado. Sin embargo, la inercia del juego, con un equipo rojo devastado, puso el 63-0 que decretó el resultado final gracias a Scott Barrett, el hermano del intermedio en la dinastía Barrett.