Lo bueno, lo malo y lo feo de Junior Vs América

En las dos finales recientes de Liga Águila, Junior consiguió la ventaja en casa y cerró el título jugando de condición de visitante.

Desde 2009, Junior no tenía aforo completo en el Metropolitano. Foto: Dimayor

Dicen que este tipo de finales se planifican para 180 minutos, y este 0-0 en Barranquilla le da una esperanza a América para celebrar su estrella 14 en casa. Sin embargo, Junior ya sabe lo que es dar la vuelta olímpica en estadio ajeno, pues sus últimas tres finales ganadas lo hizo de esa manera, eso sí, sacando ventaja en el primer partido. En tablas, y a la espera de la definición a muerte en Cali.

Lo bueno

Novedoso ver el Estadio Metropolitano con aforo completo. La hinchada se hizo sentir desde el pitazo inicial, con su colorido en la tribuna y su empuje a Teo y sus muchachos, que salieron a buscar el partido, pero que se encontraron con un bloque defensivo muy compacto y firme, teniendo de estandarte la dupla de volantes entre Luis Paz y Rafael Carrascal, con una participación de 10 puntos, cancelando el juego por la mitad y obligando a ir hacia las bandas, faceta que no pareció simple para Junior.

Los dirigidos por Comesaña tuvieron el dominio de la posesión durante gran parte del encuentro, y con el toque prolongado del balón evitaron las transiciones rápidas de América que se dedicó a defender el empate. Edwuin Cetré fue el más escurridizo, pisando firme en la titular del conjunto barranquillero.

Lo malo  

En ataque, Junior no tuvo protagonismo, y aunque comenzó con la iniciativa y con varias escaramuzas, el planteamiento táctico de América anuló a Teófilo Gutiérrez, Luis Sandoval y Luis ‘Cariaco’ González que se quedaron con las ganas de celebrar gol en Barranquilla. El ladino, como le dice Juan Carlos Osorio no puso sobre la mesa su jerarquía para sacar el partido adelante. El venezolano tuvo una endeble actuación, y Comesaña hizo el cambio ya cuando el empate parecía definido.

América descartó ir al ataque, y aunque pudo, no quiso salir a la ofensiva por cuidar el resultado. También es importante destacar la jugada desperdiciada por Michael Rangel en el primer tiempo que pudo cambiar el rumbo del partido; Duván Vergara saltó al campo pero no jugó, su lesión le pesó y tuvo que salir para darle paso e Cabrera.

Repase: América, 11 años de viacrucis y finales por televisión

Lo feo

Los gomosos del VAR no lo pudieron ver en acción, incluso en momentos donde se necesitó durante el partido. Ni directivos, ni hinchas, saciaron su expectativa de ver cómo sería la implementación de esta herramienta tecnológica, cómo sería la toma de decisiones y si sí serviría para decretar jugadas importantes. Aun así, el equipo arbitral evadió jugadas que eran, efectivamente, de Var, como un golpe en el rostro a Rafael Carrascal  por parte de Teófilo y un codazo de Germán Mera a Michael Rangel dentro del área. Dos desaciertos que no fueron tomados con importancia.

Duván Vergara salió con molestias en las costillas y está en duda para el partido de vuelta, cosa que preocupa a los hinchas americanos. Si no es él, ¿quién podrá llevar el balón hasta allá?