“James está sufriendo. Ha llegado a su límite mental”

El jugador colombiano solo ha jugado un partido con Real Madrid desde que se reinició La Liga, teniendo en cuenta que ya van siete jornadas disputadas. Incluso, ya tuvo una conversación con Zidane respecto a su papel en el equipo.

James Rodríguez completa ocho partidos en la temporada. Foto: AS

Luego de la importante victoria de Real Madrid 0-1 visitando a Athletic Club de Bilbao en San Mamés ya en la recta final de la liga española, el periodista de El Chiringuito y quien cubre al equipo Merengue Edu Aguirre explicó lo sucedido con James Rodríguez y por qué no fue convocado para dicho enfrentamiento, además de revelar parte de la conversación que tuvo el colombiano con Zinedine Zidane acerca de su nula participación y su intención de no asistir al partido, en parte, preparándose para su inminente salida del elenco español y poder subir su ánimo al no estar en cancha cada partido.

Repase: Real Madrid estableció un nuevo valor a recibir por James Rodríguez

Según Aguirre, el mismo James Rodríguez le pidió a su entrenador no ser tenido en cuenta en la convocatoria para visitar Bilbao: “Mira, para ir, viajar, estar en el hotel, estar dos horas viendo el fútbol y volverme, míster mejor me quedo entrenando en casa y preparándome para el futuro”, según palabras del propio Aguirre sobre la conversación entre jugador y estratega. Por su parte, el periodista también afirmó que, “James ha llegado a su límite mental de soportar no jugar. Es como si se le clavara un cuchillo en el corazón cada vez que no juega”.

“Está sufriendo, James ya solamente mira al futuro. Es un tema sentimental del jugador, un tema mental”, añadió el periodista español, agregando además que James Rodríguez tiene como objetivo jugar en Atlético de Madrid y esperar casi todo el mercado de transferencias para sumarse al club de Diego El Cholo Simeone. Sin embargo, “Prefiere no hacerse ilusiones y ha dado la orden de que le consigan otro club cuanto antes. Atlético de Madrid antes de comprar tiene que vender”, dificultad que tiene el cucuteño en cambiar de vereda.