82 años de El Campín: sus momentos más recordados

La última final del fútbol colombiano que tuvo lugar en El Campín fue en 2019-1, cuando Junior de Barranquilla venció a Deportivo Pasto en la Liga Águila.

En El Campín se han levantado tres títulos internacionales entre clubes y selección. Foto: Semana

Hoy 10 de agosto los bogotanos celebran los 82 años del Estadio El Campín, donde Millonarios y Santa Fe principalmente han vivido sus momentos de gloria y llanto, además de haber albergado durante su existencia, los títulos más importantes para el fútbol colombiano en general, como la Copa Libertadores y la Copa América. Por eso, es para recordar que el escenario de los capitalinos fue inaugurado en 1938, 10 años después de que el liberal Jorge Eliécer Gaitán propusiera su construcción para celebrar el aniversario de Bogotá y ser sede de los Juegos Bolivarianos; el terreno fue donado por el concejal Luis Camacho, lote que era de su padre, Nemesio Camacho.

En Balón central le contamos cuáles han sido los mejores momentos de El Campín en su aniversario número 82:

Comenzar a ganar

Pese a que fue inaugurado en 1938, los primeros pinos ganadores llegaron recién en 1948, cuando se inauguró la liga colombiana a nivel profesional, con 10 clubes en competencia, tres de los cuales siempre han estado presentes; Millonarios, Santa Fe y Atlético Nacional (Atlético Municipal). Para esa edición, el conjunto liberal (Santa  Fe), fue campeón del torneo doméstico al conseguir 28 puntos en 18 partidos jugados. Incluso, en el primer clásico capitalino, los rojos ganaron a los azules por 5-3, en un partido que significaba la lucha política entre conservadores y liberales.

¡Síganos en redes!

Sin embargo, Millonarios no se quedó atrás y para 1949 empezó su época gloriosa, contratando a Adolfo Pedernera, Alfredo Di Stefano y haciéndose con Gabriel Ochoa Uribe y el DT argentino Carlos Albalde. Fue tanta la sensación de este nuevo equipo, que en la presentación de Pedernera como refuerzo embajador, El Campín registró un recaudo en taquilla de 35.000 pesos, cuando el promedio era de 12.000 pesos.

El ballet azul comenzó a demostrar su supremacía entre 1951 y 1953con tricampeonato, y con el estadio bogotano como un fortín, ganándole incluso a Atlético Municipal (hoy Atlético Nacional) por 6-0 en 1949.

Millonarios 1949 en El Campín. Foto: Archivo

La Copa Libertadores del 89

En 1989, El Campín no pudo tener en la gran final a su equipo local. Sin embargo, aquel año se produjo el primer gran logro del fútbol colombiano, con la consagración de Atlético Nacional en el torneo de clubes más importante de nuestro continente, venciendo a Olimpia de Paraguay por 5-4 en cobros desde el punto penal, luego de 19 cobros entre ambos equipos. El club paisa no pudo finalizar el campeonato en el Atanasio Girardot por la poca capacidad del estadio, por lo que se vio obligado a levantar el título en Bogotá, ante casi 50.000 personas.

Es importante mencionar que los dirigidos por Francisco Maturana eliminaron a Millonarios en El Campín, ya en la fase de cuartos de final, como si de una premonición se tratara. A eso se le suma que fue el inicio de una época ganadora para el conjunto Verdolaga, haciéndose con gran cantidad de adeptos en la capital colombiana.

Atlético Nacional fue local en la final de la Copa Libertadores de 1989. Foto: Archivo

Copa América 2001

En El Campín también se produjo el primer título de Colombia a nivel de selecciones. El 29 de julio de 2001, los dirigidos por Maturana nuevamente, se consagraron al vencer 1-0 a la selección de México, con un gol de cabeza de Iván Ramiro Córdoba sobre el minuto 65, y abriendo el palmarés del conjunto nacional, el cual ya había estado en una final de dicho torneo, pero cayendo ante Perú en 1975.

Si bien El Campín recibió la final, Colombia solo jugó ese partido en la capital, pues venía de disputar la fase de grupos en Barranquilla y cuartos y semifinal en Armenia y Manizales respectivamente. Así mismo, el escenario de los bogotanos solo fue empleado para la final del torneo y el partido por el tercer y cuarto puesto entre Honduras y Uruguay.

Romper las sequías

2012 fue una las temporadas más felices y exitosas para el fútbol bogotano. Como pasa poco en las ciudades con rivalidades y clásicos, las dos hinchadas (Santa Fe y Millonarios), vivieron el éxito simultáneamente, al romper largas seguías sin títulos.

Santa Fe fue campeón de la Liga Postobon 2012-1 al ganarle a Deportivo Pasto, y consagrándose en el primer lugar luego de 37 años sin gritar campeón. El conjunto que dirigía Wilson Gutiérrez fue segundo del todos contra todos con 29 puntos, y en la fase de cuadrangulares hizo 14 puntos, ganando los tres partidos con sede en El Campín. Finalmente, con un gol de Jonathan Copete sobre el minuto 70, el Expreso Rojo ganó su séptima estrella.

Repase: Cinco mejores momentos de Millonarios en sus 74 años

Ya en diciembre de ese mismo año, Millonarios rompió una sequía de 24 años, venciendo en la tanda desde el punto penal a Independiente Medellín, y con una presencia protagónica de Luis Delgado, quien fue fundamental durante todo el campeonato. Los de Hernán Torres habían sido primeros de la liga con 37 puntos, y clasificaron a la final gracias a los 10 puntos del cuadrangular A, consiguiendo siete en Bogotá.

El último título de Millonarios había sido en 1988. Foto: AP

Gloria continental

El 9 de diciembre de 2015, Independiente Santa Fe le dio un nuevo título internacional al fútbol colombiano en cuestión en clubes. Los cardenales ganaron la Copa Sudamericana, al vencer desde los 12 pasos a Huracán de Argentina. El club que era comandado por Gerardo Pelusso llegó a aquella final luego de eliminar durante toda la copa a Liga de Loja, Nacional de Uruguay, Emelec, Independiente de Avellaneda, Sportivo Luqueño y midiéndose ante El Globo en una serie sin goles, y que se decantó para los colombianos gracias a una gran actuación de Róbinson Zapata en el arco sur de El Campín.

Ese título santafecino fue el primero para Colombia en Copa Sudamericana, y así, Santa Fe se convirtió en el tercer equipo cafetero en conseguir uno de los dos torneos más importantes en Sudamérica a nivel de clubes.