La historia de Diego Maradona con una Ferrari negra

Diego Maradona cumple 60 años este 30 de octubre, por lo que vale la pena recordar cuando, por medio de su representante, adquirió un escaso ejemplar de Ferrari F40 color negro.

Diego Maradona Ferrari
En esa temporada 1986-87, Nápoles sería campeón de la liga con Diego Maradona en sus filas. Foto: Archivo

Por: Samuel Vásquez Rivas

Diego Maradona venía de ser figura con Nápoles de Italia en esa temporada 1985-86. Y aunque no había sido campeón de ningún torneo disputado, se tenía gran expectativa por la Copa Mundial que tendría lugar en México, además de la presencia del mejor jugador del mundo en ese entonces. Según lo recordó Guillermo Coppola, quien era el representante del nacido en Villa Fiorito, Maradona le encargó comprar una Ferrari F40 para cuando regresara de la cita orbital. Sin embargo, esa misión tenía un extra de dificultad; la quería negra, cuando Ferrari solo producía carros en color rojo.

Según Coppola, durante esa cita orbital, reservó una cita personal con Enzo Ferrari, fundador de la marca, quien por esa época ya tenía 88 años. Además, Ferrari estaba a poco tiempo de sacar al mercado la versión F40, en la que solo iba a producir 40 ejemplares bajo pedido. Según recordó Coppola, los pedidos ascendían a 3000, pero Diego Maradona era especial. Por eso, Enzo Ferrari accedió a venderle uno de sus ejemplares por 470.000 dólares.

Lea más:

Sin embargo, según la anécdota, Enzo Ferrari se escandalizó cuando Guillermo Coppola, con contrato firmado en mano, manifestó que el jugador argentino la deseaba de color negro. Y es que según los registros, Ferrari solo había vendido un automóvil de ese color, cuando años atrás el famoso actor Sylvester Stallone lo había adquirido. Por ese ítem, la Ferrari F40 de Maradona terminó costando 130.000 dólares de más, siendo autorizado por el fundador de la marca italiana.

Cuando Maradona regresaba a Italia, luego de ser campeón mundial, además de marcar uno de los mejores goles de la historia, Guillermo Coppola fue junto a Corrado Ferliano, presidente del club, a recibirlo en el aeropuerto, claramente en la Ferrari F40 color negro. “Presidente, ¿por qué no se la regala?”, le preguntó Coppola. “No le daba la mano, no lo saludaba, no sabía que existía”, recordó el antiguo representante.

Finalmente, luego de persuadirlo, el presidente del club napolitano terminó comprándola por un millón de dólares y regalándosela a Maradona en plena pista del aeropuerto. Aun así, Coppola se la había ofrecido en 870.000 dólares, pero cuando Corrado Ferliano aceptó, la cifra subió a un millón, sumándole el valor de la pintura negra. “Ferliano terminó aceptando porque le prometí que iba a recuperar si dinero en un amistoso”, recordó.

“Nos subimos los dos y Maradona empezó a mirar para todos los lados. Le digo ‘¿qué pasa?’. ‘¿Y el estéreo?’, pregunta Diego. No tiene estéreo… Es un auto de carreras. No tiene estéreo, no tiene aire acondicionado, no tiene nada”. Recordó Guillermo Coppola, tras la curiosa reacción de Diego Maradona.